¿Cómo evitar que te cuelen un billete falso?

Si recibes constantemente dinero en efectivo estás expuesto a la malicia de algunas personas que se encargan de falsificar dinero y estafar con éste a comerciantes y/o personas naturales. ¡Pero no te preocupes! Puedes aprender a detectar estos fraudes, aquí nos encargaremos de enseñarte cómo evitar que te cuelen un billete falso.

Hay diferentes pasos a seguir y distintos métodos que implementar, el método más sencillo y, para algunos el más confiable, es ser bastante observador, estudiar los billetes reales con detenimiento, para poder identificar un billete falso sólo con verlo o palparlo.

Pero no todos tenemos esta habilidad sensorial o visual para detectar algo extraño en los billetes. Por otra parte, no todos tienen la posibilidad de interactuar constantemente con dinero en efectivo como para memorizar sus características.

Por ende, también existen algunos métodos que implican un poco de tecnología, como los detectores de billetes falsos e incluso química para evitar los fraudes con billetes ficticios. ¡Sigue leyendo, porque aquí te mostramos 3 métodos para evitar que te cuelen un billete falso!

Métodos para evitar que te cuelen un billete falso

Bien, antes de comenzar, es importante mencionar que, aunque se replican billetes de diferentes denominaciones, la policía nacional ha determinado que los billetes de baja denominación, como los de 5 y 10 Euros, son los que se falsifican con mayor frecuencia. ¡Así que atento especialmente con estos billetes!

Método 1: ¡Toca, mira y gira!

Este es el método más sencillo, económico y está al alcance de todos. Es especialmente útil cuando tienes tiempo para revisar con calma cada billete que recibes. Es muy simple, solamente debes tocar el billete, mirarlo de varios ángulos y a contraluz, y por último debes girarlo.

Toca:

Cuando toques el billete siéntelo bien, sobre todo en ambos extremos y utilizando la yema de los dedos (cara del extremo de los dedos). La diferencia entre un billete de euro falso y uno verdadero se encuentra en su textura.

Un billete real se siente firme, resistente y áspero. De igual forma, algunos de sus elementos impresos, como por ejemplo la cifra, tienen relieve. Es decir, estos elementos sobresalen, son un poco más gruesos y, por ende, al pasar tu dedo por allí debes sentir un ligero cambio de textura.

Por otra parte, un billete falsificado, suele ser liso, no es para nada áspero. Asimismo, su textura se siente uniforme a lo largo y a lo ancho, no notas relieve ni cambios de textura y tus dedos se desplazan con mayor facilidad que en un billete verdadero.

Mira:

Al tocar y sentir el billete, debes recorrerlo de forma simultánea con tu vista y compararlo con un billete real de la misma denominación. En caso de que no estés aún seguro de la autenticidad del billete que estás recibiendo, levanta ambos billetes (el verdadero y el que estás recibiendo) y colócalos a contra luz para observarlos mejor.

Fíjate en las marcas de agua y los motivos de coincidencia, si notas diferencias, entonces no aceptes el billete. Sin embargo, si aun tocando y observando detenidamente el billete no logras comprobar su autenticidad, entonces procede a girarlo.

Gira:

Rota el billete de un lado a otro y observa la banda holográfica que se encuentra en el extremo derecho. Si es real, al girar el billete de lado a lado, en esta banda aparecerá y desaparecerá la denominación del billete (5, 10, 50, etc…). Pero, si es falso la cifra no alternará, simplemente o aparece siempre o no aparece nunca.

Por último, rota el billete de arriba abajo y observa el valor del billete. Si es real, sobre la cifra ocurrirá el llamado “efecto esmeralda” que consiste en un brillo que se mueve hacia arriba y hacia abajo cuando mueves el billete. No obstante, si es falso, este efecto no ocurre, no logras ver el brillo moviéndose, ni siquiera brillará.

Método 2: Rotulador

Puedes comprar un rotulador si quieres agilizar el proceso de revisión o no confías en tus sentidos para este trabajo. Sin embargo, este no es el método más seguro, pues algunos falsificadores de billetes suelen impregnar estos con sustancias que pueden engañar al rotulador.

El principio que usa este artefacto para detectar un billete falso es químico. Pues, la tinta de yodo usada en el marcador, bolígrafo o rotulador reacciona ante el almidón y este último está presente en los papeles convencionales, pero no en el papel moneda.

Si el rotulador detecta almidón, la tinta se torna oscura, dejando una línea indeleble en el billete. Por el contrario, si no hay almidón, la tinta no reacciona, por lo que su marca en el billete es casi imperceptible.

Método 3: Detector de billetes falsos

Por último, puedes comprar un detector de billetes falsos. Esta, sin lugar a dudas, es la opción más eficaz, combina la agilidad de la máquina con su margen de error mínimo, para que puedas comprobar la autenticidad de tu dinero de forma rápida y segura. ¡Es ideal si tienes algún comercio en donde recibes mucho efectivo y no puedes perder tiempo verificando cada billete!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)